Escartin, pundonor por excelencia.

 

Hoy estamos de enhorabuena¡¡  gracias al grupo zaragozano B Vocal, contamos con !!BANDA SONORA!! en nuestro Blog, el empuje de uno de sus componentes Alberto Marco, un gran aficionado y practicante de Ciclismo, ha permitido que no solo sean asiduos de este blog, además han sido parte activa de él, aportando una bonita introducción musical y en breve y cuando sepa, os la colgaré, para que disfruteis como lo hice yo.

Gracias, me habeis emocionado al escucharlo

 

Nunca te detengas, siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años.. Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.  Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña. Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida, detrás de cada logro, hay otro desafío.  Mientras estés viv@, siéntete viv@. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas… Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto, cuando por los años no puedas correr, trota.. cuando no puedas trotar, camina, cuando no puedas caminar, usa el bastón. MADRE TERESA DE CALCUTA

¡Pero nunca te detengas!

  Una de las bases fundamentales de un ciclista ha de ser, y sin lugar a ningún genero de dudas, el poseer una serie de cualidades que van a iran ligadas a su persona a lo largo de la trayectoria deportiva del individuo, y dicho sea de paso, nos acompañarán durante toda nuestra existencia, pues el deporte es un modo de vida, que se desvanecerá con nuestra existencia.

Perseverancia, pundonor, coraje, fuerza de voluntad, rigor, rigurosidad, humildad…Todas estas cualidades se podrían poner tras el nombre y apellidos de nuestro protagonista, y es que a lo largo de toda su trayectoria deportiva activa, ha ido agregando a los poros de su piel todas ellas. 

Para mi personalmente y estoy seguro que hablo en nombre de muchísimos aficionados, es un placer poder contar aquí esa parte de la historia, que no habla de tablas, récords, victorias… y si de la persona, de lo que empezó y  de como acabó, dejando tras de si un sin fin de  sacrificios y calamidades, hasta llegar a ser lo que es… bienvenido a este “TU” Blog

FERNANDO ESCARTIN COTI 

La cultura es la inversión de la vida, y deporte es cultura.

En la Villa de Biescas, de un año marcado por un conjunto de revoluciones culturales y sobretodo estudiantiles, nacía a primeros de ese año 1968, nuestro protagonista.

Gracias al empuje de un tío suyo, fué testigo en edad temprana de carreras ciclistas, sobretodo en los Pirineos Galos,  y por aquel entonces (1983) le marcó el ver un día pasar la caravana de la Gran Boucle Francesa a su paso por el Aubisque, puerto mitico que años después frecuentaría con muchisima asiduidad.

El poder acudir a ver pruebas ciclistas, influenció para que pronto comenzara a competir  en este deporte que tanto le apasionaba, y no sólo a él, “el apoyo de la familia en esos momentos es fundamental”  salía toda la familia junta hacia las competiciones en las cuales formaba parte el jovencico Fernando, ya que eran parte de aquella caravana,los padres y los tres hijos, más la bici…y todo esto, en un  Seat 124   “Los principios siempre son duros, Monrepós arriba y abajo. La verdad es que con tanto viaje no tenía mucho apetito hasta que llegaba a casa, pero la ilusión hacía que la dureza de los viajes siendo tan joven, olvidaran los malos ratos. Desde joven siempre he intentado centrarme al máximo en cada carrera que iba a disputar” 
 Ahora imaginad por un momento, lo que esto significaba para este hogar, por ejemplo, su madre Julia debía madrugar muchisimo antes de que se prepararan los viajes, pues quería que su hijo Fernando no comiera frias las  energizantes comidas pre-competitivas que le preparaba, a lo que Juan Carlos C.  completa la narración de primera mano “Recuerdo una carrera en Tárrega de juveniles y aficionados de 2ª, tras un buen madrugón desde Biescas y salir temprano de Huesca con el coche de equipo, paramos por Lérida a almorzar, yo abrí mi fiambrera de arroz con leche y el montañés nos dejó asombrados con ese ¡¡potaje de judías con chorizo!! acompañado con su pan de pueblo, y yo pensaba.. como ahora  se saque la bota(de vino) me meo en los pantalones…” 
  En un  Campeonato de Aragón por el mes de Septiembre de aquel mismo 1983, Juan Carlos C. me comenta; “entonces conocí a Fernando Escartín, me llamó mucho la atención por llevar la camiseta del Edelweis – Sabiñánigo (curioso dato, se inició allí y ahora preside dicho club, varias décadas después)  con su característica posición y  golpe de riñón… sufriendo con la cabeza torcida, pero sobre todo por un auténtico hierro de color naranja como bicicleta” 
El segundo año de cadetes y primero de juveniles, fichó con el Club Ciclista Oscense con el equipo  C.A.Z.A.R. Sorprendía ver aquel zagal andar rapido, con ese particular estilo, pero aun más, con aquel “zarrio de bici naranja”  que a su padre Salvador le había costado cinco mil “pesetas” y ahora lo siento compañeros y voy a tener unas palabras de aliento para los que como yo y Fernando, nos ha tocado defendernos con la bicicleta que podíamos usar y nuestras familias se podían permitir, y esto demuestra a las claras, que una buena máquina facilita, pero para nada determina la calidad del corredor. Espero que leyendo estas frases, algunos padres e incluso hijos, se animen a practicar sin ningún tipo de verguenza,  por no poder ir “a la ultima” y más cuando estamos tan escasos de practicantes en edades tempranas.
Total que de  135 participantes y siendo juvenil,  Fernando y su potaje hizo septimo, y nuestro confidente-amigo Juan Carlos C. quedó en noveno lugar. Pero apuntilla una reflexión de la actuación de Fernando en esa prueba “esa carrera me dejó marcado, pensé, cuando este lleve el entrenamiento adecuado y se cuide… nos dará mil vueltas a todos, y desdeluego  por lo visto no me equivoque en absoluto”
Y es que Fernando,  poco a poco ya se estaba forjando como un ciclista sufridor, el cual marchaba progresando adecuadamente, algo que quiere agradecer a su familia,  por el enorme apoyo prestado en esos difíciles años  de aprendizaje, en los que incluso Salvador en alguna prueba hacía de segundo coche en carrera, para atender a todos ellos.

Transcurría aquel año de mis inicios, finales de los ochenta. Entonces se corrían muchas pruebas entre aficionados de segunda junto a los juveniles,algo que estaba bien diseñado, pues facilitaba la adaptación a la categoría de amateur a unos y a los otros nos pemitía medir nuestro nivel con los mayores.  Nos encontrábamos inmersos en una prueba por etapas en tierras Caspolinas, la Vuelta al Bajo Aragón, recuerdo que por aquel entonces en un equipo navarro, denominado Alfa Romeo, se encontraba un amigo de la infancia, de barrio, de colegio y en cierta manera mi primer espejo en el cual aprender, su nombre era Ricardo Catalán (actual Campeón de España Master 40)  Estaba disputando de tu a tu esta prestigiosa vuelta, ante corredores de un importante palmarés como  Alberto Julian,  Alfonso García, Manuel Maza, y entre todos ellos, la mayoría componentes del Cai, entre los que estaba Fernando Escartin, que ya había dado sobradas muestras de una calidad incuestionable. Este corredor sin ser un ganador nato, ya me impresionaba y me trasmitía un respeto inmenso cuando a mi lado pasaba, es decir, para mi entender, ya entonces tenía un halo especial. 

Hemos coincidido corriendo juntos, aunque posiblemente no recuerdes, para los que entonces empezábamos a ser ciclistas, sin ser entonces un ganador claro (Alberto, Alfonso, Van Dick… Eran los que copaban victorias) ya despertabas admiración. ¿cual crees que fue el momento de trampolín cualitativo definitivo?

“Mi trampolín fue ganar la Vuelta a la Costa Blanca”   y cierto es que en aquella época, esta prueba estaba considerada como una de las más importantes, que siempre gozaba de una excelente participación, e incluso internacional.

 Y es justo decir, que aquella victoria de Fernando, fué luchada con uñas y dientes hasta la extenuación para poder mantener el maillot de lider. Algo que Fernando tiene mucho que agradecer al fiel escudero que tuvo en su compañero de equipo Alberto Julián, corredor que según mi humilde opinión, era de una calidad similar a nuestro amigo Fernando y prueba de ello es esa defensa agónica que hizo en aquella ocasión. El ciclismo es así y desgraciadamente poco después, este corredor tuvo un desafortunado accidente de moto que impidió, lo que parecía un seguro paso a profesionales.

A su rueda

¿alguna prueba que sintieras predilección especial?

En aficionados la que más me gustaba era la Aragón Bearn

Y parece ser que no solo a él, los aficionados de la zona en su día, hicieron una pintada, antes de pasar el tunel de Escarrilla dirección Francia, y esta decía, más o menos así:

“Atención prensa, Escartin, en carrera” desconocemos la tinta utilizada, pero aun con el paso de los años, ni las inclemencias metereológicas, como la lluvia y sobretodo la nieve, la han borrado.

Los aragoneses siempre hemos defendido con sumo orgullo el poder hacer una buena clasificación en esta durísima prueba, y un buen amigo mío como Cesar Latorre así lo demuestra, aunque en esta ocasión, me narra lo que junto a Fernando vivió en el trascurso de varias ediciones “en el año 1988, ataqué en la bajada de un puertecito de tercera, después de haber bajado el col de Marie Blanque, me giro y veo un “juvenil” del CAI allí a rueda, le pido relevo y no pasa, la verdad se le veía justo, aun así le metí cuneta sin poder dejarlo, nos cogieron como 15 corredores ya cerca de meta, en el casino de Pau, yo termine 2º y el no lo recuerdo” 

Ya en el año 1989, las fuerzas de Cesar no eran las de años anteriores, haciendo tercero en crono inicial, con contratiempo incluido, que podía haberle deparado una mejor clasificación, sin embargo nuestro Fernando, ya no era un “juvenil”, se coloco primer español y por ende primer aragonés, “posteriormente me encontré en dos ocasiones con el en carrera, una en una subida, descolgados, en el que indudablemente no era su lugar, donde pensé, si tuviese yo ahora la fuerza de ese chaval… ganaría alguna etapa” porque claro debemos de recordar que Cesar ya marchaba en declive para pruebas de esta dureza y por contra  Fernando estaba empezando a otear el horizonte del profesionalismo.

Cesar nos recuerda que en la ultima etapa, que en este caso tocaba acabar en lado español (solía hacerse un año en cada pais)  “se corto justo delante mio en un abanico bajando a Zaragoza, allí le empuje un par de veces, no para ayudarle, más bien para favorecerme yo de que siguiese cogiendo el la mayor parte de viento (cierzo), pero no pudimos entrar en el primer grupo y llegamos en el segundo”

Aunque la situación era delicada en su hogar,evidentemente no me refiero económica que desconozco, sino más bien  a algo que muchos deportistas han tenido que soportar, aunque debía decir que en realidad quienes soportan realmente son los padres de estos ciclistas, que ven como pasan los años y no se acaba de cuajar el pase a profesionales “Papá, dejamé un año más, te lo prometo, si no paso…pero dejamé un año más” estas palabras debía decirle un día Fernando  a su padre Salvador, ante la lógica inquietud de este, al ver que a su parecer, podría quedarse a medias en el camino, es decir, sin ser profesional y sin haberse aprendido el oficio de carpintero para  labrarse un futuro laboral.

Pero parece ser que esas palabras de Fernando cobraron fuerza ese año 1990, pues era habitual verle en podio, como vuelve a contarnos Cesar “Llegábamos a Pamplona, era una prueba en marzo o abril, allí si que me dejo impresionado, pude observar como ataco con viento de cara  a unos pocos kilometros a meta, había varios corredores de los equipos importantes,  Reynolds, Clas, Cajamadrid,  tirando y no le echaron mano, llego solo”

El once de mayo de 1990, llegaba el día más esperado, por fin, y para alivio de todos, firmaba contrato profesional con el equipo Clas, equipo que contaba con excelentes profesionales, como Iñaki Gastón, Fede Etxabe, Jon Unzaga, en fin, era una escuadra que tenia como director a Juan Fernandez y Jesús Suarez Cuevas.

Y unos días después, marchaba camino de Teruel, para debutar en  ¡¡Vuelta Ciclista a Aragón!! 

No quiero centrarme en tu palmarés, de sobra conocido, pero… Que prueba fue tu primera victoria y que te viene a la cabeza el recordarla?

Mi primera victoria fue El Gran Premio de Náquera. Imagínate la alegría tan grande que sentí al recoger por primera vez el fruto a tanto trabajo y sacrificio por mi parte y por la de mi familia de tantos años.



Que supuso para ti aquel dorsal 66, de tu primera grande, el giro del 91?

Mucha ilusión y tensión al mismo tiempo, para mí era mucha responsabilidad poder estar a la altura de mi equipo.

A Jesús Suarez Cuevas, su primer director de aquella época me cuenta ” tuve que tomar una dificil decisión, en aquella Vuelta Ciclista a Aragón del año 1995, ya siendo Mapei,  teniendo a Fede Etxabe en condiciones similares, aposté por Fernando, y bueno… no creo haberme equivocado, ganamos la general”

Me gusta de tu carácter, esa distancia que mantienes y esa vergüenza camuflada o quizás superada.  Sin embargo esto no impide que mantengas buenísimas relaciones con excompañeros, como Miguel Indurain, pero  sobretodo con Rominger

¿tanto se aprende de sus consejos, su forma de correr, su filosofía?

Cuando empiezas a correr siempre tienes que aprender de los grandes. El ciclismo es un deporte donde hay mucho compañerismo y me he llevado grandes amistades que, a pesar de la distancia todavía perduran.

Y precisamente ese caracter reservado, hacen que poco a poco, el joven profesional se impregne de las lecciones de sabiduría, que observa en carrera “Miguel, es increible la visión de carrera que tenía y la sangre fría para afrontar las situaciones” 

Para poder ser ciclista, me decía un buen amigo un día “te debe dar en el morro el cierzo, así te iras haciendo” y  Fernando sacrificado como pocos, esta lección la asimiló sin ningún problema. 

Todos tenemos grabada en nuestras retinas aquella excepcional Vuelta a España del 93 y su espectacular subida a los lagos, en Mapei de Rominger, que reventó a todos cuantos pretendían asaltar el liderato de aquella prueba. El haber crecido deportivamente al lado de Rominger, le fué curtiendo para lo que posteriormente nos depararía. Aquel día que Rominger, estaba tan enfermo, que apenas durmió y que no pudo probar bocado, ante una crono decisiva de aquella Vuelta del 93… no ganó aquella crono, pero logro defender muy dignamente aquel liderato.

“Subiendo un puerto del Tour, al ritmo de locos a que vamos, comprendes el significado de la palabra sufrimiento: vas al límite de tus fuerzas, en una agonía que, sin embargo, te permite la lucidez. Deseas que nadie ataque, que baje el ritmo, que no te fallen las fuerzas. Piensas: ¿qué cojones hago aquí si yo realmente lo tengo difícil para vestir el maillot amarillo? ¿A qué viene tanto sufrimiento?Pero luego te sobrepones, sigues adelante, y si te quedan fuerzas hasta piensas en atacar. Un contrasentido”.

Y aun después de tanto tiempo, se mantienen esos desplazamientos familiares para ver a Fernando,en los desplazamientos masivos que hacíamos a ver a Fernando en carrera,  y la cordial  relación que mantengo con la familia, me ha permitido conocer historias muy bonitas como esta:


Cuando llegábamos a los destinos (siempre etapas de montaña), nos poníamos a almorzar, dábamos un paseo para ver el ambiente y esperando la hora de la carrera. Llevaban una tele pequeña, pero pequeña, del tamaño de una radio, que la habían adquirido en Andorra, y aunque no se veía muy allá, servía para localizar la carrera, y saber como rodaba el pelotón. Cuando la carrera estaba cerca de donde nos habíamos colocado y los helicópteros de la carrera comenzaban a oirse y verse, aquello era como en la guerra, como un ¡¡¡ sálvese quien pueda !!!!.  Como por arte de magia, desaparecía todo el mundo, y es que cada uno se colocaba en algún sitio que ya habían visto antes…. NUNCA VI NINGUNA CARRERA ACOMPAÑADA DE NADIE, PORQUE ALLÍ SE PERDÍA TODO EL MUNDO!!!


En otra de esas excursiones, y debemos ubicarnos en
Cerler, etapa de Vuelta a España,  que estaban los “gorilas” de seguridad que acompañan a la carrera y sobretodo en los kilómetros finales.

“Estábamos  en un lado de carretera, y en el otro un poco más arriba, estaba Julia (la madre de Fernando) y una sobrina de ella,  que se ponían siempre juntas.  Empezaron a pasar los coches y las motos que abrían la carrera, y ya de seguido el pelotón.  En ese momento, llegaba Fernando, y claro,  Julia sólo vé al hijo, entonces empieza a ponerse para el medio, como todo el mundo hace, y animando a su hijo: ¡¡Vamos Fernando, vamos, que vas muy bien….!!! Claro, el guardia la empieza a sujetar,: “Señora, échese para atrás…. venga todos para atrás”.. Y mi suegra a lo suyo… “Venga Fernando, venga!!!!, y claro, el guardia le vuelve a llamar la atención…. Se mira Julia al guardia (os puedo asegurar que es una señora muy prudente):

¡¡¡¡ QUE ME DEJES, QUE ES MI HIJOOOOO!!!! pero aquel día, yo no sé que le pasó…. supongo que los nervios de no poderlo ver bien… Dicho sea de paso, al “gorila”, le entró por una oreja y le salió por la otra, pero claro, él tenía que hacer su trabajo… allí había más gente, que deseaba ver el paso y no eran la mamá del corredor”

Su esposa Ana, bonita imagen

Recientemente has sido elegido por el Gobierno de Aragón, Deportista Legendario ¿que opinas de este tipo de reconocimientos?

Es una satisfacción muy grande que en tu tierra te recozcan tus méritos. Siempre me he sentido muy orgulloso de pasear mi condición de aragonés por todo el mundo. Este premio que me ha otorgado el Gobierno de Aragón es un reconocimiento de todos los aragoneses al trabajo que he desempeñado durante toda mi carrera deportiva. Estoy muy agradecido y emocionado de haberlo recibido.

Con Felix Brocate, Director General de Deportes con Fernando

Ahora como presidente de aquella Peña Ciclista Edelweis en la que debutabas, tienes una complicada labor en P.C Edelweis y la gran QBH,  has dado un vuelco a la forma de su gestión y sigue siendo un gran evento.

¿Crees que ha tocado techo la Quebrantahuesos?

Para nada, es más, cada año, desde la Peña nos sorprendemos por la cantidad de preinscripciones que tenemos. Todos los años hay que dejar fuera de la prueba a más participantes con todo el dolor de nuestro corazón pero, aunque las negociaciones con los franceses permiten dejar pasar más corredores cada año , por la cantidad de ciclistas que se apuntan a la prueba nos es imposible admitir toda la demanda.

¿se ha perdido ese espíritu inicial de sus fundadores?

No creo que el espíritu inicial de la prueba se haya perdido, ya que la gente de la Peña sigue trabajando con la misma ilusión y el corazón de la prueba, que son el voluntariado, hacen que la marcha crezca en volumen y prestigio.

 Me siento orgulloso de historias como la de Paloma Castro (contada en una anterior entrada) de avanzamostv. Hay cientos de historias que eligen la QBH, eso debe reconfortar al organizador  ¿ que opinas?

Cada año hay muchos ciclistas que hacen la prueba, muchos años y muchas historias bonitas de superación que no se pueden contar todas. Nos agrada muchísimo saber que la QBH es una referencia para mucha gente y por eso trabajamos todo el año con tantas ganas

Y quiero dejar claro que ese caracter de Fernando y esa perseverancia, le permite seguir en la onda, aun habiendo pasado ya diez años desde aquel 2002 que decidió abandonar, el sigue apostando por sacar adelante proyectos consolidados como la Cicloturista, o verle involucrado en cuantos eventos lo requieren para promoción, o proyectos solidarios… quizas ya desde joven además de endurecerse como ciclista, también ha forjado una personalidad muy sensibilizada por cuanto acontece. Cumplió el servicio militar en la Cruz Roja y algo que siempre me ha parecido digno de mención, fué la actuación  que tuvo el pueblo entero en aquella catastrofe del Camping de Biescas, en la cual fallecieron casi 80 personas y el mismo Fernando, junto a todos los vecinos colaboraron en ayudar in situ a familiares y damnificados en aquella riada…. en fin, este tipo de actuaciones, dicen mucho de una persona, un caracter, de un corazón enorme escondido tras un aparentemente vergonzoso Fernando.

También era normal verlo alguna vez en algun entreno con la peña ciclista que entrenabamos y nos acompañaba, siendo uno más, y esto recién venido del Tour, pues para cualquier aficionado es muy gratificante y reconfortante, el poder conversar cuatro frases, o simplemente un “que tal” bueno quien ha sido ciclista, bien sabeis lo que deseo expresar.

Como podeis comprobar, apenas he hablado de su palmarés, y es que debo seguir mi linea de no hacer una replica de algo que ya circula o está escrito. Es obvio, que solo hablar de aquella épica etapa del Tour del 99 que ganó, si quisiera podía llevarme una sola entrada, pero… de momento seguiré siendo fiel al proyecto inicial.

Y hasta aquí os dejo lo que a mi modo de ver, sería, una historia contada desde muy cerquita. Os aconsejo leer el libro que hizo el gran periodista Miguel Gay. ” Escartin, La vida cuesta arriba”

 

Aqui en un entreno de aquellos, que bajó a Zaragoza
Regalo y con dedicatoria en su libro

No se porque estraña razón me ha costado mucho escribir esta entrada, bueno si lo sé, dispongo de poco tiempo y quería hacerla en condiciones, por lo tanto, ambos ingredientes impiden rapidez en su confección. Espero que  os guste y os sirva para conocer algo más  de lo que ya conociamos.

Tengo en mi cajón alguna equipación de Fernando que me regaló Oscar, su hermano, y siempre las he guardado con muchisimo cariño, como os decía antes en parrafos más arriba, siempre he tenido un enorme respeto y afecto a Fernando Escartin.

Y sirva esta entrada a modo de humilde homenaje de este “vuestro” Blog

Anuncios

Published by: pedaladascontraelcierzo by Javier Castañer

Me gusta trasmitir a través de un punto de vista personal, las impresiones a lo largo de una carrera deportiva, no será al 100% deporte, pretendo incluir fotografias, entrevistas y lo que fuera surgiendo. Basicamente lo que quiero es no olvidar la historia de nuestros ciclistas o deportistas, que por una u otra razón, tras mucho esfuerzo tras de si, no han sido debidamente reconocidos.

2 comentarios

2 comentarios en “Escartin, pundonor por excelencia.”

  1. Javier, perfecto trabajo y definición de un gran profesional y persona. Su pundonor, espíritu de superación y su capacidad de sufrimiento parece insuperable, con una progresión lenta pero segura, poco a poco ha llegado desde cero a lo mas alto en profesionales. Fuí un corredor mediocre/malo y del montón, he visto a Fernando por debajo mio sufriendo de verdad, (cuando le gané la social (1ºcadete) de Jaca 83 y de Huesca 84), despúes llegar mi altura y después superarme, hasta llegar a lo mas alto en París. He visto a ganadores que nacen con clase ganando muchas carreras desde infantiles o cadetes y juveniles… pero a Fernando le costó un enorme sacrificio. Dicen que unos nacen y otros se hacen, pero estoy seguro que el, se lo ha currado, eso si, nació con una gran capacidad de sufrimiento, fuerza de voluntad y humildad y sobre todo, rodeado de una gran familia para apoyarle.
    Gracias Javier, y gracias Fernando por esos momentos de espectáculo y emoción para la afición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s